Abraham Celaya

Theatre / Movement / Viewpoints / Los puntos de Vista Escénicos / Movimiento Escenico

Memorias del otro lado.

A finales de los 80 cuando aún vivía en España, en Madrid, recuerdo que un día el periódico El País publicó una viñeta con la siguiente frase: “Sea patriota, viva en el extranjero”. En aquellos tiempos todo el mundo en España, sin excepción, era tremendamente crítico del gobierno. Parte del resultado fue que años más tarde España abocó a una etapa de crecimiento financiero, el “bum” de finales de siglo, que visto ahora más parece un “catapún” que otra cosa, España se vio envuelta en una guerra que ni le iba ni le venía y ganó el mundial de futbol.

Llevo viviendo en California desde 1993, y aquí también hubo de todo. Hubo un gran “boom” [que es como se deletrea aquí], todo tipo de escándalos, trajeron a Beckham al Galaxy pero éste es un equipo más parecido al Oviedo que al Real Madrid, otro mal actor llegó a ser gobernador —menos mal que éste no puede ser presidente— y ahora estamos en el batacazo-catapún. El estado de California está en bancarrota y sus gobernantes no son capaces de ponerse de acuerdo para cubrir la deuda de casi 25 mil millones de dólares.

En inglés mil millones equivale a un billón; mientras que en español 1 billón es 1 millón de millones, es por eso que aquí hay tanto “billionaire”. Así que a los que hablamos español—y en el sur de California hay casi 5 millones de hispanohablantes— la deuda nos parece muchísimo más grande, pero como me decía mi amiga Lola Cuenca “a mí cuando pasa de cinco millones, todo me parece lo mismo, y encima ahora con el euro, ya ni te cuento”.

En estos últimos veintitantos años mi percepción de ser patriota cambió mucho. Cuando vivía en España ser patriota –como tenía tintes de tiempos pasados y no muy buenos— significaba ser crítico, lo de afuera era siempre mucho mejor…

Durante el infame período de la última administración en Washington, “patriot” aquí en USA comenzó a tener los tintes que tuvo en España en aquellos tiempos cuando vecinos denunciaban a vecinos para que vecinos los hiciesen desaparecer por la noche, y otros vecinos humillaban a los que quedaban y se adueñaban del resto.

Fue entonces cuando comencé ver a España bajo una nueva luz y comprendí el verdadero significado de aquella frase “Sea patriota, viva en el extranjero”. Comencé a ver una España diferente, con problemas, sí, pero una España solidaria, una España que brinda asilo a refugiados y emigrantes, de la misma forma que otros países hicieron con su gente en el pasado. Una España dónde los magistrados persiguen infame injusticia en otras partes del globo —si bien parece que ello va a terminar muy pronto. Una España que mantiene y busca igualdad social siendo uno de los poquísimos países donde el matrimonio no tiene género; y una España que cuando se pone de acuerdo y vota en masa, — éste es el principal problema aquí, que la gente no se une y se deja manipular— hace oír su voz, y su voz es oída. Y al mismo tiempo que adquiere un nuevo significado el chiste “Sea patriota…”, adquiere un significado pleno aquella canción de Jarcha “ …porque hay libertad sin ira, libertad, y si no la hay sin duda la habrá”. Por fin llegó.

West Hollywood, California.

© A. Celaya, 2009

July 3rd, 2009 Posted by Papo | Places/Lugares | no comments

No Comments »

No comments yet.

Leave a comment